miércoles, 13 de abril de 2011

OLLANTA Y GUERRA DEL PACIFICO

El candidato triunfante pide que Chile se disculpe de la Guerra del Pacífico. No es extravagante la solicitud. Argentina repudia la Guerra de la Triple Alianza (1860-1865) en que, con Brasil y Uruguay, aniquila a Paraguay. Es cierto, que el conflicto aludido por Humala (1879-1883) implica agresión, país ocupado y pérdida de tres comarcas sureñas (Tacna, Arica y Tarapacá). Pocos saben que el imperialismo británico estuvo involucrado y, al final, Londres se adueña de salitreras y ferrovías. La madurez trasandina se debe a dos fenómenos: en lo político, al peronismo y, en lo académico, al revisionismo histórico. Chile no ha tenido aun una fuerza que, desde La Moneda, influya en promover “la otra mirada” de la Historia de Chile y los historiadores –salvo excepciones- suscriben la interpretación oligárquica de aquel choque bélico.

.

La petición de Ollanta arroja gasolina a la hoguera de la patriotería mapochina. Ni aquí ni allá existe todavía la visión continental de Perón. Tampoco la flexibilidad de Adenauer y de De Gaulle. Ella posibilita la Unión Europea. Nuestras patrias viven, físicamente, en el siglo XXI, pero en lo mental continúan ancladas al XIX. El mismo Perú juzga “imperialista” la Confederación Perú-Boliviana y Andrés Santa Cruz es retratado como un Hitler serrano. Más aun, glorifica a personeros como Castilla, Gamarra y otros que asesoran a la expedición chilena que, en aquella guerra (1835-1839), destruye ese experimento integrador. También se requiere con urgencia “otra mirada” de la Historia de Perú. Si adquiere vigencia será innecesaria la excusa por aquellas reyertas que Haya de la Torre definiera como “guerras civiles entre indoamericanos”.

3 comentarios:

Alfredo Guevara dijo...

Interesante su artículo. Sin embargo no solo Ollanta considera necesaria una disculpa por parte de Chile respecto al Perú. En mi opinión, esta debe ser no unicamente para mi país sino también para Bolivia que fue aún más perjudicado porque perdió su salida al mar después de la guerra. Y además hay muchos otros connacionales que opinan de manera similar. Por ello he creado un grupo en facebook, en la cual le invito a participar. Planteo que no se conseguirá una verdadera armonía entre Chile y Perú hasta que no devuelvan las provincias de Arica y Tarapacá injustamente ocupadas. La dirección de la página es la siguiente: http://www.facebook.com/update_security_info.php?wizard=1#!/group.php?gid=114883331858112

Saludos.

Patricio Lynch Solo de Saldivar dijo...

Debemos pedir perdón, por haber devuelto Lima... los cholicuacos se perdieron la oportunidad de su vida de ser decentes...
cuantas veces ocupamos lima... alguien sabe la respeusta correcta???

Hernán dijo...

Profesor: Le agradezco mucho que reconozca el repudio que hoy se realiza en nuestro país a la Guerra de la Triple Infamia (como la llamó el revisionismo histórico). Le agradezco que reconozca el papel del peronismo en esto. Durante mucho tiempo esta visión ha sido ocultada, pero ha podido ser recuperada, e impulsada como nunca en la educación, gracias a este gobierno y su profunda reivindicación de las mejores tradiciones latinoamericanistas y nacionalistas. Es cierto que en países como Chile o Perú aún es difícil que haya visiones equivalentes, pero yo confío en que de a poco lo irán logrando. Lo veo más difícil en Chile quizás, que aún sigue demasiado imbuído en el chauvinismo mitológico que celebra esa guerra infame como una gesta patriótica. Conozco algunos chilenos y sé cómo piensan. No estoy al tanto de que haya círculos que tengan otra visión, pero ojalá que los haya cada vez más.
¿qué opina de lo que está pasando ahora en Chile con los estudiantes? Yo personalmente nunca lo imaginé, porque por lo que conocía del pensamiento chileno, no creí que hubiera gran cantidad de gente que pensara y estuviera dispuesta a luchar en una educación universal, gratuita y de calidad. Creo que estoy recobrando mi fe en el pueblo chileno, al que veía tan domesticado por la ideología de la dictadura de Pinochet.