miércoles, 5 de octubre de 2016

VICTORINO LAINEZ

Chile, emancipado de la Corona, es una sociedad biclasista los "caballeros", es decir, los "palogruesos", manejan la república como un latifundio. Se separan en frecuentes reyertas generando inestabilidad. Así habrá "pipiolos", ·pelucones", "estanqueros", "federalistas".. También florece el caudillismo. Los "pobres" son la mayoría abrumadora. En la ciudad son los "rotos" y en el campo los "huasos". Actúan como simples espectadores de los eventos políticos. En lo cotidiano comparsa y mano de obra. En las discordias internas o externas, "carne de cañón".

Quien primero  intenta convertir a estos "convidados de piedra" en protagonistas hundiendo en el surco criollo la semilla del sindicalismo es un peruano. Sin duda un precursor cuyo aporte a la historia social de Chile es insuficientemente justipreciado. Me refiero a Victorino Lainez. Nace en Lima en 1799. Con apenas 30 años -1829- funda en Santiago de Chile la Sociedad de Artesanos. Es la primera manifestación de asociación de trabajadores que se desvinculan -no sin esfuerzo- de la lucha por el poder de los diversos clanes adinerados.

Con este limeño ilustre nace el afán de "los de abajo" por autorganizarse. Su empeño apunta a quienes integran el estrato superior de la clase baja. Son los artesanos: personas que saben leer y escribir, se aficionan a la lectura y disponen de un "oficio". Entre estos figuran los operarios de imprenta. Su "quehacer" los liga a periodistas, escritores y políticos. El mismo Lainez es uno de ellos, Eso explica que logra éxito rotundo al fundar la Sociedad de Tipógrafos de Santiago en 1855. A continuación nace la homónima de Valparaíso.

Este tipo de entidades que luego cubren todo el XIX mapochino inauguran el "mutualismo". Dicho con otras palabras, se trata de  instituciones de socorros mutuos. Los afiliados ahorran para ayudarse en caso de enfermedad, cesantía, financian funerales... Bregan por recinto propio, ostentan estandarte y dan cursos de materias varias así como se empeñan en campañas de alfabetización y combaten el alcoholismo. Los "imprenteros" de Chile capitaneados por Lainez,  son los pioneros de nuestro sindicalismo.

 Es cierto que su memoria está enaltecida con el nombre de una calle y de una plaza de nuestra capital. Sin embargo, no es suficiente. Anótese que su continuador es Fermín Vivaceta. En el siglo XX resplandecen Luis Emilio Recabarren,. fundador de la Federación Obrera de Chile FOCh, y el líder de la Central Unica de Trabajadores de Chile CUTCh, Clotario Blest. Ambos -carecerían de pedestal- si no fuera por los afanes y desvelos del egregio peruano cuya biografía se bosqueja.