viernes, 8 de julio de 2016

HEROISMO Y COBARDIA

Fusilar a adversarios encarcelados es abominable cobardía. Lo heroico se cosecha en la batalla.Allí se arriesga el pellejo. Esta opinión vale tanto para el Che -a quien los Castro encomiendan ejecuciones en La Cabaña- como para Arellano y su cómplice Cheyre.




CHEYRE EN CANA

Estupefacta  está la ciudadanía. El ex comandante en jefe del Ejército, Juan Emilio Cheyre, junto a otros altos oficiales están siendo sometidos a proceso y encarcelado. El motivo es el caso "caravana de la muerte". Permanece incólume durante decenios. Hoy le cae encima la Justicia. En este momento está encarcelado.  


Muy afortunado es este militar que se proclama inocente siendo culpable. Entre lo reciente, se "manda el numerito" de Antuco con sesenta y tantos reclutas muertos por la nevazòn. Vestuario de primavera en pleno invierno e insuficiente desayuno. Y "muy prisco" no renuncia a la Jefatura del Ejército. Lo sostiene el "socialista" Presidente Lagos quien lo nombra en ese alto cargo.

Eso no es nada. En La Serena, durante las jornadas de 1973, es el brazo derecho de jefe del Regimiento "Arica" sito en La Serena. Interviene en allanamientos, torturas y detenciones de modestos allendistas. También irrumpe en el Liceo de Hombres. Invita a dialogar a docentes y estudiantes. Sobre  la testera, previamente, deposita pistola de 9 mm. A ese "diálogo" la respuesta es silencio.

Es el jefe del CNI local. Negará injerencia en el asesinato masivo que protagoniza la denominada Caravana de la Muerte encabezada por el general Sergio Arellano. Autoriza el aniquilamiento del Bernardo Lejderman y su espòsa en refugio cordillerano. Lleva después al huérfano a orfelinato. Bajo su tuición se suscriben los certificados de defunción de las víctimas de la masacre.

Acogido a retiro con contundente desahaucio y sueldo completo la Universidad Católica -obvio sin concurso- lo nombra catedrático titular con jornada completa. Hago presente a la FEUC y, recientemente, al dip. Jackson lo que significa convertir en catedrático a un encubridor y cómplice de 1973 y responsable del holocausto de Antuco y del genocicio de La Serena. No hay respuesta.

Piñeira lo pone a presidir el SERVEL... Como hay protestas, deja  la jefatura. Se queda como funcionario. Recién la "socialista" Bachelet lo comisiona para, en La Haya, supervise el litigio que el país sostiene con Bolivia... Imposible  negar que, amparado en la amnesia colectiva, es un afortunado, pero pobre en ética... Sin embargo, pareciera que la buena suerte se le agota.

sábado, 2 de julio de 2016

QUECHUISMOS EN CHILE


El influjo quechua en Chile es antiguo. Comienza con la epopeya de los Incas que expanden el Tahuantinsuyo hasta la ribera norte del Maule. El influjo cultural supera a lo político y militar. La presencia del Cuzco alcanza a Chiloé. Cronistas del XVI se asombran al observar,  en corrales, llamas y alpacas. A horcajadas de tropas arriba el idioma quechua. Es detectable en el idioma castellano de Chile. Luego de los regimientos del Incanato arriban colonos que enseñan agricultura, alfarería y metalurgía a los pobladores originarios. Con ello la lengua. Los ibéricos, comenzando por Almagro y Valdivia traen como soldados auxiliares a súbditos de Húascar y Atahualpa,

Lo anotado explica los quechuismos en uso cotidiano. Así la voz "guagua" para referirse al o la lactante. Su adopción es centenaria. Recientemente se incorpora "nana" para aludir a la empleada doméstica rebautizada como "asesora del hogar". "Huaina" significa muchacho y los comentaristas deportivos ignoran que "cancha" es un quechuismo. Los expertos en gastronomía desconocen que el mismo origen poseen la "humita" así como el "charquicán". La toponimia está cubierta de nombres de la misma procedencia. Infinitos son los nombres de ríos, cordilleras, villorrios, barrios. Los  excursionistas designan la merienda como "cocaví" y los metereólogos se refieren a la "camanchaca".

Citemos otros quechuismos para acentuar nuestra troncal ligazón con Perú y Bolivia. Son quechuas expresiones  como "ulpo" "cocho", "huasca", "pampa", "charquicán", "choclo", "cochayuyo", "guata", "copucha", "huincha", "halluya", "chupalla", "chasca", "chascón", "chape", "guacho", "yapa", "ojota", "chaucha", "chala", "chirimoya", "chanca", "carpa". "chuchoca", "cueca", "poncho". El  criollo para exaltar un sitio donde existe abundancia exclama "¡Chicha y chancho!"·. Hay lexicógrafos que evaluan quechuismos el nombre de los paradigmas de la chilenidad: "huaso" y "roto". Ojalá este enumerado no ocasione infarto a nuestros patrioteros.  

jueves, 30 de junio de 2016

LO ANDINO

Es una identidad que está por encima y por debajo de los límites interestatales. Abarca lo sustantivo del Incario, que después es el Virreinato del Perú. Su sustento físico es la monumental cordillera que se eleva como para defendernos de las furias del Pacífico. Tal cordón montañoso cubre nuestra América, de sur a norte, por el flanco occidental. Se extiende de Tierra del Fuego a las Antillas.

Lo bautizan los exploradores ibéricos empleado para ello el término quechua "anti".El paisaje agreste y risueño, su gente mixturada, los modales incaicos y virreinales, el clima y el vestuario, el tipo de alimentación van condicionando un estilo específico diverso al  imperante en el área atlántica. Lo andino supera lo puramente peruano y boliviano. Se expande sobre Ecuador y Chile y alcanza el norte de Argentina y aun el sur de Colombia..

Lo andino explica aquí el éxito de los Los Jaivas, Illapu, Quilapayún e Inti-Illimani así como el florecimiento de infinitos conjuntos de música y baile que florecen y no sólo en Arica, Tarapacá y Antofagasta. La política -durante el régimen militar- impulsada por los Huasos Quincheros reduce lo criollo sólo a lo colchagüino constituye un fracaso. Tanto como el decreto de Pinochet imponiendo la cueca como "danza nacional".

La misma cueca se baila en no menos de cuatro patrias del Cono Sur y en Perú se rebautiza como "marinera". El chauvinismo también se presenta en Evo Morales quien acusa a Chile de plagiar la Diablada. Alega también que el charango es boliviano. No es sólo la música, la danza y los instrumentos son escenario de torpe disputa.  La polémica abarca también lo «bebestible» y lo comestible. 

Entre Chile y Perú hay una entrevero por  el pisco. La paradoja reside en que por, sobre lo controvertido, lo esencial, empuja a la integración. Los contrincantes –por ahora intoxicados de patriotería– no visualizan que nuestras patrias poseen como un sello común. Eso no excluye, sino empuja a reconocer como agresiones las guerras del ayer.. Tal compromiso implica una nueva diplomacia y una enérgica revisión de nuestra historia.

miércoles, 29 de junio de 2016

PIZARRO Y VALDIVIA

Un alcalde de Lima de "cuyo nombre no quiero acordarme" retira la  estatua de Francisco Pizarro. Este desborde indigenista –que no proviene de los indígenas– ya había tenido un brote. Se recuerda el intento de rebautizar la Casa de Pizarro –equivalente a La Moneda– como Casa de Tupac Amaru. Ahora la demagogia alcanza el clímax agraviando la memoria de quien es el fundador del Perú. Son los mismos ibéricos  quienes no usan la expresión "Nueva Castilla" para referirse al Virreinato, sino adaptan el vocablo quechua "Birú" que el uso convierte en "Perú". 

Hay subyacente, en el populismo municipal, nostalgia por lo prehispánico. En toda nuestra Patria Grande la indolatría demuele nuestra dual identidad. Sin embargo, es inviable un retorno al Tahuantinsuyo. La degradación del héroe de la Isla del Gallo no enaltece a Atahualpa. Ambos son fuentes de la peruanidad. Renegar del legado peninsular es quedarse con un Perú tuerto, manco o hemiplégico. Además, vulnera una herencia etnocultural que da urdimbre común a la familia hispanoamericana de pueblos que es mestiza.

Aquí mismo ciertos líderes mapuches aluden a Pedro de Valdivia como un genocida y suelen amenazar su monumento. La misma tarea venenosa la efectúan los maestros de escuela para quienes Lautaro es excelso héroe. Nada menos equitativo. Las principales ciudades del país son obra del estadista que no sólo funda Santiago, sino la mayoría de los centros urbanos, explora  el territorio y es nuestro primer literato en prosa así como Ercilla lo es en verso. El atentado contra su memoria y el agravio al bronce que la perpetúa constituye una afrenta a la chilenidad. 

Chile no es Arauco, sino fusión de lo hispánico y lo aborigen. Es la mesnada almagrista la que bautiza el territorio con una palabra aimará. Los soldados de Carlos V no usan la expresión "Nueva Extremadura". La amalgama racial sólo a título excepcional es iberomapuche Por ese motivo –para no acentuar nuestra crisis de identidad– debemos veneración, por igual, a ambos legados. Honrar a Valdivia no empequeñece a Lautaro. Uno y otro héroe simbolizan Chile en su semilla. Lo mismo es dable opinar respecto a Pizarro cuya gloria no disminuye la grandeza del Incanato