lunes, 7 de septiembre de 2015

GATOLOGIA Y PERROLOGIA

Los políticos poseen "7 vidas como el gato". 

Estamos seguros que son expertos en "pasarnos gatos por liebre".

Con frecuencia en sus maniobras "hay gato encerrado".                                                                                                                         

Sin embargo, es difícil "ponerle el cascabel al gato".


Un vehículo, herramienta o planta que resiste todo tipo de
reparaciones se dice que es "carne de perro".


Una infusión de yerba medicinal  servida sin azùcar es
"agua perra".


Un pequeño bolsillo ubicado bajo el cinturón del pantalón
masculino -a la derecha- se  denomina "bolsillo de perro".


No conocer a alguien se manifiesta "no lo conozco ni en pelea de perros".     


Conocida la discordia entre ambos mamíferos se dice de una animadversión que pelean como "gato y perro".


Se atribuye a Napoleón Bonaparte la frase "entre más conozco a los hombres más amo a mi perro".

Se suele expresar para referirse a los rabiosos vociferantes "perro que ladra no muerde".

Estar regocijado invita a pronunciar la sentencia "está más contento que perro con pulgas".

El perro del hortelano es aquel que "no come ni deja comer".