viernes, 16 de octubre de 2015

ELOGIO POSTUMO A JEFFS

Prof. Dr. Leonardo Jeffs
Yerto, en caja de madera, rodeado de sus familiares, amigos y admiradores sepultamos al que fuera líder de la Iglesia Joven, cofundador del Centro de Estudios Chilenos CEDECh, estudioso de las relaciones exteriores de Chile, permanente defensor de Bolivia, tenaz antimperialista y, por lo mismo, adscrito a la tesis de Felipe Herrera en orden a reintegrar la nación iberoamericana...  Mucho más se podría añadir al  catálogo de méritos de quien nos abandona en momento difícil.

Recuerdo su entusiasmo el 2 de abril de 1982 cuando Argentina rescata de las garras del Reino Unido los archipiélagos australes. En esa oportunidad un grupo de catedráticos exonerados por el régimen de Pinochet resolvimos fundar CEDECh. 1982... y ahora 2015 ¡còmo se evapora el tiempo! Leonardo siempre portó la bandera. No supo de volteretas ni de mimetismos. Hoy llegamos hasta  aquí con el corazón inundado de  congoja. Se marcha a morar a la República del Más Allá el chilenísimo, el bolivariano, el católico, el académico, el escritor y el amigo. 

En cada uno de estos roles el colega Jeffs es modelo de rectitud y talento. Reitero, su trayectoria de académico y de ciudadano es ajeno a las medias tintas y a las timideces. Es un chileno excepcional y un iberoamericanista sin recovecos. Lo  afirma quien lo conociera durante medio siglo. Desde las vocingleras aulas del Campus Macul hasta hoy en que me cabe el triste honor de despedir sus restos. Es cierto que su envoltorio físico  se agotó. No obstante, su alma perdura flotando sobre discípulos, colegas y amigos.

El CEDECh que -como adelantara, contribuye a fundar- inclina hoy el tricolor de O´Higgins como manifestación de homenaje. Acompaña a su féretro junto con las banderas de Argentina, Bolivia  y  Perú. Porque este no es un funeral cualquiera, sino  exequias de Estado. Como en las viejas y siempre actuales concentraciones populares los invito a gritar "Hermano, Leonardo ¡ Presente!, hermano Leonardo ¡Presente!, hermano Leonardo ¡Presente! " Sentencio entonces, "¡Ahora y siempre!". Brindemosle los aplauso que amerita.              ¡