miércoles, 8 de septiembre de 2010

1879 Y 1973


"Quedarse en el pasado" es manifestación de Alzheimer.No se trata de la conmemoración siempre grata o necesaria, como, por ejemplo, el cumpleaño de la abuela o el bicentenario de la I Junta de Gobierno, sino una obsesión por la Guerra del Pacífico y el Golpe de Estado. 1879 y 1973 son años pegados como "pernos de muelle" en el alma de millones de chilenos. Fracasa el WD 40 para aflojarlos.El tiempo se congeló para algunos con esa confrontación bélica y para otros con aquel pronunciamiento que tumbara a Allende. No se niega la trascendencia de esas fechas, pero vivir con los ojos en la nuca e hipnotizados con hechos acaecidos, respectivamente, hace ya siglo y medio o decenios, sin luces para captar el presente y programar el porvenir, pareciera -a lo menos- demencia senil. Ambas fechas son factores negativos para la reconciliación: la externa con dos patrias fraternas y la interna entre habitantes de un mismo terruño. Formulemos votos para que en este "18" se diluyan -en un caso- prepotencias racistas y -en el otro- rencores escudados tras la irresponsable consigna "¡Ni perdón ni olvido!"

1 comentario:

lamya_ratm18 dijo...

Ni perdón ni olvido, en efecto.

No se puede ignorar un capítulo tan negro para nuestra historia así como así. Es como si los alemanes decidieran olvidar masivamente el Holocausto.