martes, 13 de marzo de 2012

CHILE: ARGENTINA, PERON, MALVINAS..

El primer canciller de la Concertación -Enrique Silva Cimma- sostiene que el litigio por las Malvinas es un asunto bilateral, dicho de otro modo, recomienda que Santiago se margine de la pugna de Buenos Aires con Londres por rescatar los archipiélagos australes usurpados por el Reino Unido. Sin explicitarlo suscribe la añosa vocación de aislamiento de Chile respecto al contexto del Cono Sur. Ello sostuvimos legitima -de pe a pa- la tesis británica, se contrapone a dictámenes de organismos como la ONU y sella -sin develarlo- aquella argentinofobia que abarca todo nuestro mundo sociopolítico. Este excepcionalismo chilensis se condensa en frases como "los chilenos somos los ingleses de América del Sur", "Chile es mansión elegante edificada en barrio ordinario", "Good by Latinoamerica".En el ADN del chileno está la convicción que somos "distintos, distantes y superiores". En el imaginario colectivo figura la creencia de ser una república europeoide rodeada de indios y macacos. Como los rioplanteses son menos morochos que nuestra población y estimados prósperos imposible encasillarlos como tales. Entonces se les tacha de"fanfarrones" y "expansionistas". El dogma es que nuestras tres fronteras están amagadas por enemigos de ayer, de hoy, de mañana y de siempre.

En la opinión del ex titular de RREE -capitoste del Partido Radical- coagula ese particularismo insular. Lo implanta la oligarquía encabezada por Portales y es tan contrabolivariano como eurocéntrico. Esta doctrina se impone desde la agresión a la Confederación Perú-Boliviana (1835-1839). Luego se refuerza con la Guerra del Guano y el Salitre (1879-1883) y con los forcejeos por motivos limítrofes que se registran con Buenos Aires (1843 a 1978) Sin embargo, es importante manifestar que con tal tesis no es sólo la oligarquía la que defiende sus intereses también permea a todas las clases sociales y campea en el ámbito a las diversas tiendas incluyendo a las de izquierda. En el Partido Radical el senador Exequiel González Madariaga publica dos gruesos volúmenes contra Argentina. Son un eco de viejo ensayo "La tempestad se avecina" de Víctor Domingo Silva que juzga como inexorable la confrontación armada con la república trasandina. En la Democracia Cristiana mientras Eduardo Frei Montalva y su canciller Gabriel Valdés posan de iberoamericanistas -antes de adherir a la Alianza para el Progreso- gravita Alejandro Magnet. Este publica en las prensas de la edtorial de esa tienda "Nuestros vecinos justicialistas" y luego, para sentar doctrina menos efímera, "Nuestros vecinos argentinos".

Ni que hablar del antiperonismo del PC muy en la línea de Vittorio Codovilla y, por ende rabiosamente, adversario del ABC. Incluso cuando el Presidente González Videla y su canciller Horacio Garretón propone el corredor para que Bolivia tenga un puerto sobre el Pacífico lo tachan de "vendepatria". Recientemente, en las postrimerías del régimen de Alán García, la menguada hueste staliniana acude a La Moneda para hacer presente a Piñera su apoyo ante un eventual ataque... peruano. Lo asombroso es que un sector del PS que cogobierna con Ibánez conserva el iberoamericanismo fundacional de impronta aprista. No obstante, sin el coraje que la circunstancia lo ameritaba esquiva sostener el ABC. Sin embargo, el otro socialismo que apoya la candidatura de Allende es tan adverso a Ibánez como enemigo de la integración andinoaplatense entonces propuesta por la Casa Rosada. Tanto así que el diputado Florencio Galeguillos de filiación socialista preside -después de 1955- la Comisión de Actividades Peronistas que igual que Mac Carthy se empeñara -con apoyo de la revuelta "fusiladora"- en una caza de brujas de todo aquel que hubiese manifestado simpatías por el proyecto integrador del justicialialismo. Pequeño detalle -no insignificante, sino significativo- cada 8 de marzo en el Día Internacional de la Mujer se excluye la sugerencia de citar como figura paradigmática a Eva Perón. Se prefiere a... Rosa Luxemburgo.

En aquellos mil días de allendismo en La Moneda (1970-1973) se efectúan varíos esfuerzos destinados a resolver problemas con las patrias vecinas. El más serio se registra al proponer al Presidente Allende la armaduría de un trapecio antimperialista incluyendo al Perú de Velasco Alvarado, a la Bolivia del general Torrez y a la Argentina de Campora-Perón . Se impone de nuevo la postura excepcionalista -equivalente, con las diferencias obvias del caso, a Costa Rica en Centroamérica y a Uruguay en el Río de la Plata- y, en consecuencia, la Cancillería no opera con la velocidad necesaria. A quienes desde la platea exigimos un golpe de timón de nuestras RREE se nos responde "las condiciones no están dadas". Si nos permitíamos insistir se finaliza denunciadonos como "provocadores" y, a veces, hasta como"infiltrados". Esto lo informo para insistir, como en otras oportunidades, cuán resistente al cambio son nuestras burocracias diplomáticas. Apenas ayer en la avant premier pletórica degalour del film "La dama de hierro", concurren Luciano Cruz Coke, ministro de Cultura y Lawrence Golborne, titular de Obras Públicas, acompañados de representantes de la tiliguería santiaguina. Los encabeza el embajador del Reino Unido, Jon Benjamín, quien exhibe -como trofeo- a su polola... embarazada. La opinión de Enrique Silva Cimma que motiva la presente nota es funcional a ese contexto anglófilo, siutico y petrocefálico.

2 comentarios:

Norberto Martin Gonzalez dijo...

Estimado Profesor Godoy:
Ante todo aclaro que soy argentino (para que se sepa desde donde estoy opinando). Como primera medida quiero agradecerle toda su investigación histórica, así como todos sus análisis y opiniones en pro de la integración de nuestros pueblos y quisiera, si me lo permite, agregar una opinión desde este lado de la Cordillera.
Creo que el sentimiento anti argentino y anti chileno fue una modalidad de la oligárquica clase dominante en ambos países para mantener ocupados y divididos a nuestros pueblos, sobre todo en disputas inventadas, mientras ellos hacían sus negocios con los extranjeros, sobre todo con los británicos. Creo que la derecha y las cúpulas militares de ambos países algún día deberían hacer una autocritica del rol que han jugado hasta hace poco, y sus responsabilidades en todo esto. Es lógico que una frontera tan extensa como la que existe entre nuestros 2 Naciones haya habido conflictos por demarcación de limites, pero estos podrían haberse solucionado sin agitar vientos de guerra. No quiero aburrirlo pero podría darle una larga lista de mentiras y barbaridades que hemos tenido que escuchar y estudiar generaciones de argentinos sobre Chile y su gente. Por otro lado se calcula que 5 millones de personas, o mas, se inter-relacionan entre nuestros países (ya sea por relación de parentesco directo o indirecto)sumado a otro tanto que poseen lazos de amistad o comerciales, o sea que en promedio 1 de cada 4 chilenos/nas esta/n emparentado con 1 argentino/a y viceversa. Donde mas se ve este fenómeno en las regiones fronterizas. No es un dato menor cuando se habla de países hermanados histórica, cultural y geopolíticamente y debemos preguntarnos que consecuencias hubiera traído un conflicto armado entre ellos. (CONTINUA)

Norberto Martin Gonzalez dijo...

(CONTINUACIÓN)

Por otro lado quiero aclarar que mucho de nosotros nunca consideramos el desempeño de Chile en el conflicto de Malvinas como “una traición” como nos quisieron vender, ya que la dictadura civico-militar argentina (y el pueblo engañado por un falso nacionalismo) querían invadir Chile en 1978 (aclaremos también que USA fogoneaba el conflicto para vender armamento a los 2 países) y también en 1982 decian que si triunfaban en recuperar las islas el próximo objetivo era CHILE!
Tengo 42 años y muy buena memoria profesor…por ende es lógico que “si el león se come a mi enemigo, el león es mi amigo” (en este caso Inglaterra) lo malo es que el leon siempre lo es, no puede ir en contra de su naturaleza y, tarde o temprano cuando tenga hambre te comerá, y creo que los sectores reaccionarios de mi país no calcularon en el pasado y los de su país tampoco lo hacen en el presente.
Hoy en día las cosas es muy diferente. Mas allá de que en este momento se vive la mejor relación de los últimos 200 años, o que para los Kirchner (Nestor era hijo de madre chilena) una excelente relación con Chile fue y es fundamental para reflotar ese viejo sueño de Peron del ABC, el gran tema geopolitico es el Atlántico Sur y la Península Antártica.
En el 2008 Gran Bretaña presento en nombre propio y de la Unión Europea como territorios pretendidos, casi todo el territorio del Atlántico Sur y las islas en litigio, mas toda la Península Antártica y parte del continente Antártico a la comisión de limites de la ONU por considerarse "estado ribereño". esto se contrapone claramente con los legítimos derecho y pretensiones no ya de Argentina sino también de Chile.
Todos sabemos que desde el Consenso de Washington en los 90′ Gran Bretaña y USA planificaron manejo y explotación de los principales zonas con recursos estratégicos del Planeta (zonas petroleras y de gas, acuíferos, minerales, etc.) y Amazonia y el Atlántico Sur son altamente prioritarios. Si esto se cumple Argentina y Chile perderan todo control sobre estas zonas así como Brasil sobre el Amazonas (es por eso que la principal hipótesis de conflicto de las fuerzas armadas brasileras es contra USA y no contra algún país de la región).
Si nos parece fantasioso o exagerado, basta que veamos quienes compran tierras en la Patagonia de ambos lados a precio exiguo , donde y cuanta extensión, y nos daremos cuenta de lo que esta hablando. Creo que todavía estamos a tiempo siempre y cuando la ciudadanía deje el discurso anglocolonizante y comience a darse cuenta desviando su nacionalismo hacia donde debe. Argentina y Chile debe unir fuerzas para defender juntos el area mas rica del Mundo que les pertenecen, para esto, Argentina debe colaborar con Chile para solucionar las diferencias con Peru y Bolivia (países que por momento no ayudan a la integración de la región adoptando posturas intransigentes)
Una vez mas gracias por todo lo que hace en pos de la unidad de la región y le dejo saludos cordiales desde Buenos Aires.
Norberto Martín Gonzalez