lunes, 2 de marzo de 2015

POLITICA Y NEGOCIOS

Alberto Cabero, en su libro “Chile y los chilenos”, anota: “Es timbre de orgullo para Chile la tradicional probidad de sus Presidentes. Los que subieron ricos a la Moneda descendieron con sus fortunas mermadas. Los que llegan pobres salen a trabajar para poder ganarse el pan”. Comenta: “O`Higgins, dictador durante nueve años, no tuvo, al abdicar, lo necesario para irse a Inglaterra como eran sus deseos. Prieto abandonó el Poder para volver al Ejército. Manuel Bulnes economizaba hasta la luz en la Moneda. Manuel Montt y  Germán Riesco reingresaron al Poder Judicial. La fortuna de los Errázuriz disminuyó en la Presidencia. Ocurre algo parecido con Pedro Montt. Aníbal Pinto que se niega a aceptar algún empleo público, entra al diario “El Ferrocarril” donde le crean el cargo de traductor del francés. 

Balmaceda, heredero de gran fortuna, debió, en los últimos años, solicitar un préstamo de 25.000 pesos para terminar su casa, tras haber rechazado los obsequios principescos que pretendió hacerle Mr. North, Rey del Salitre. El Almirante Jorge Montt, enviado a Europa en comisión de servicio después de dejar la Moneda, tuvo que pedir dos meses de sueldo adelantados para preparar el viaje. Cuando la casa Armstrong, contratista naval, le regaló un automóvil, él lo entregó a los Arsenales de Marina. Al morir, no deja bienes que una casita que sus amigos le obsequiaron en una calle céntrica de Valparaíso y el dinero que le correspondió por derecho de presa, en la captura del “Huáscar”.

En estos últimos tiempos, como en el tango “Cambalache”, en la actividad política, todo ha cambiado y las denuncias de corrupción abundan por todos lados.  .