lunes, 28 de marzo de 2016

CARAVANA DE LA MUERTE: MUERE JEFE

El deceso del general (r) Sergio Arellano Stark. en su hogar y a los 94, reflota las controversias sobre el lapso inaugurado el 11.09.1973.  A tal militar se le  asocia con "la caravana de la muerte", Ese operativo significa un centenar de ejecutados. Todos, integrantes de la UP en el nivel intermedio y básico.

Es compromiso ético manifestar que las FFAA exhiben -en su fase de consolidación como gobierno- graves incompetencias técnicas. Una es no distinguir matices en la coalición allendista. Sin excepción sus integrantes se juzgan -por parejo- terroristas peligrosos y execrables infiltrados. Tan grave torpeza, en vez de vigorizarlas, las debilita.

La otra equivocación es confundir, en la UP, jefatura con tropa. Se dan facilidades de evasión, expatriación y hasta de canje a los líderes que cogobernaran con Allende. Sin embargo, altos jerarcas como Arellano se desquitan con el "perraje" allendista. Este jamás supo del supuesto autogolpe, menos del Plan "Z" y tampoco de esa milicia clandestina denunciada por Aylwin... 

El pueblo allendista "paga los platos rotos" que trituran cuícos como Garretón o Altamirano. La "gente linda"  de la izquierda logra dorado exilio o disfruta de pactado anonimato. Regresan después al disfrute del poder. Los muertos, detenidos, torturados, allanados son puro pueblo. Aquello es ominosa cobardía que exige autocrítica. Constata la "pésima puntería" de los uniformados.