viernes, 27 de mayo de 2016

PESQUERIAS, BANDERAS Y PROTESTAS

Gobernador Antonio Quintanilla.
Leal a Fernando VII
Los pescadores artesanales chilotes protagonizan reciente conflicto por la marea roja.  Se despliegan pabellones patrios y otros negros. Sin embargo, hubo una bandera ausente. Nos referimos a la de España. Ahora no flamea. Era tradicional que se agitara en cualquier protesta contra el centralismo. Así se hacía presente, ante la sordera de Santiago, la vieja lealtad a Madrid. De los tres últimos bastiones adherentes a la Corona y, por ende, opuestos a la emancipación, uno es el archipiélago. Freire debe imponer un separatismo con el cual Chiloé no simpatiza. 

Otra bandera que suele enarbolarse es la de Argentina. En los años de la UP los estancieros australes, mortificados por la política de Allende que creen amenaza sus intereses, la exhiben discretamente. Con ello advierten el ánimo de secesión. Los colores bolivianos suelen engalanar embarcaciones pesqueras de Arica y Tocopilla. Lo más soprendente es que el Sindicato porteño de Pesca Artesanal iza banderas de Bolivia en caletas de Valparaíso. Aun más, amenaza portarlas este 21 de mayor en protesta por política pesquera del gobierno de Bachelet, 

 “Ni Bolivia ni nosotros tenemos mar” expresan los líderes de la pesca artesanal. Protestan porque las autoridades brindan facilidades a la predadora megapesca  y daña con restricciones a las pequeñas y medianas. Manuel Pérez, presidente del sindicato, señala: "Sabemos del esfuerzo del pueblo boliviano para disponer de un pedazo de mar. Nuestras autoridades sólo de preocupan de darlo como monopolio a siete familias". Otro dirigente se pregunta "¿por qué no podemos cederle un trozo de costa a Bolivia?" Son gestos y opiniones antagónicas a las tesis de nuestra Cancillería.