miércoles, 21 de diciembre de 2016

ESCANDALO

El feriado el lunes 2 de enero consagra como hábito el relajo y       la pereza. Millones son los que pierde el país por  tal decisión que no obedece a  nada y nutre el afán demagógico de La Moneda. Peor todavía, el Congreso Nacional aprueba el    asueto por unanimidad. 

Hubiesemos querido al menos un voto disidente que nos     devuelva la fe de que en Chile aun existe   la    sensatez patriótica.     Jackson y Boric no dijeron ni pio. Estamos en un 2º    lugar en Iberoamérica       en materia  de  jornadas festivas. Un galardón que averguenza.