sábado, 11 de abril de 2015

DIA DE LAS AMERICAS

El 14 de abril, en el ayer, cada escuela, celebró el Día de las Américas. En el “acto matinal”, ceremonia de lunes con el cual se comienza la jornada, un orador se refería a la fraternidad existente entre las veintitantas república. Se cerraba entonando el Himno de las Américas en el cual se enumeran, en pie de igualdad, al Coloso del Norte y la veintena de obedientes “sobrinos” del Sur.


La efeméride se vigoriza durante la II Guerra Mundial. Nadie la cuestiona y aun en  la Presidencia de Allende conserva vigencia.  Es parte del paisaje. Incluso discutir el asunto es difícil. La rutina es propia del magisterio y de la clase política. Alterarla constituye una excentricidad. Siempre hay asuntos de mayor urgencia, respectivamente, los sueldos o las elecciones...


La dicha fecha homenajea el yugo del Tío Sam. El 14 de abril de 1889 se funda la Unión Panamericana como oficina del Departamento de Estado. En 1948 se  convierte en Organización de Estados Americanos (OEA). La filosofía es la misma: antes “panamericanismo” y hoy  el “interamericanismo”. José Martí posee anticipadas sospechas. Luego Manuel Ugarte la apoda “ministerio de colonias de Yanquilandia”.


Un mexicano la define: “club de veinte ratones y un gato”... Modificar el enfoque de la Cartera de Educación, imposible. Está engrillada al Banco Mundial y al FMI y La Moneda  suscribe el TLC con EEUU. Nuestro mundo académico es conformista, sin embargo, se debe insistir en la urgencia de dialogar sobre esta fecha que envuelve vocación de servidumbre y ausencia de espíritu crítico.