viernes, 14 de agosto de 2015

LA ESPADA DE CARRERA

General José Miguel Carrera
En Chile cada jefe de Estado, en la ceremonia de trasmisión del mando de un Comandante en Jefe del Ejército a otro, se obsequia al dimisionario no la réplica de la espada de O´Higgins, sino la del personero de la Patria Vieja que es José Miguel Carrera. Ambos son enemigos, pero lo contrasimbólico no reside en aquella discordia, sino en que el húsar trágico es un contumaz golpista. Inaugura en el país los "pronunciamientos".

Esta intervención de las FFAA en política continuarán  -entre otros- con un marino, un aviador y otro militar. Respectivamente, Jorge Montt, Marmaduque Grove y Augusto Pinochet. Carrera -mediante cuartelazos- asume el Poder. “Fabrica" una mayoría artificial “exaltada”. Ello, despojando de sus escaños a los diputados "moderados". Son aquellos que anhelan evitar la ruptura con Madrid, simpatizan con la Carta de 1812 preconizando una monarquìa constitucional.

Después clausura el I Congreso Nacional y asume la dictadura. Reprime a sus adversarios y silencia la oposición. Hoy sería un “carapintada” autoritario. Además es aislacionista. Por ende, enemigo del Ejército Libertador de los Andes y, por cierto, del generalísimo José de San Martín. Se opone a la integración del Cono Sur y sindica al chillanejo de promover, la transformación de Chile en "oscura provincia del Plata". Es autor de caricatura al respecto.

Más aun, es norteamericanizante fanático. A la Casa de Gobierno de entonces ingresa "como Pedro por su casa" el representante de Yanquilandia. Es Joel Roberto Poinsset quien interviene en la redacción del Reglamento Constitucional de 1812. Tal Carta vulnera el pacto de coexistencia con España y deteriora las relaciones con la Iglesia. Poinsset está, sin duda, influido por sus antepasados hugonotes y, por lo mismo, es antipapista.

Interviene en el diseño del pabellón carrerino. Se iza en el recinto que ocupa el consulado norteamericano y el 4 de julio de 1813, aniversario de la Independencia de EEUU  se inaugura el  I Congreso Nacional. Es agente de los servicios de inteligencia de la Casa Blanca. Reaparece en México organizando a los “yorkinos” una especie de masonería proyanqui. Después impulsa la secesión de Texas y aquella guerra en que el país de Octavio Paz perder la mitad de su suelo.

Caricatura atribuida a Carrera
José Miguel ya excluído de la escena santiaguina recibe en Montevideo refuerzos provenientes del coloso del Norte. Consisten en barcos y pertrechos que Buenos Aires requisa. Impedido de una acción bélica regular opta, en Argentina,  por la guerrilla, es decir, organiza montonera que opera con la metódica del malón. Actúa "sin Dios ni ley"  y se apoya en militares "descolgados" y aborígenes pampas.

Estos lo proclaman “pichi rey” y ataca villorrios. Argentina quizás por influjo de la Logia Lautarina lo ponen fuera de la ley. Es derrotado, encarcelado y  fusilado en Mendoza. Al cadalso lo acompañan sus hermanos Conclusión: pareciera el regalo escogido como homenaje a cada comandante en jefe saliente evidencia ignorar nuestra Historia. Es símbolo de la política exterior pronorteamericana y desdén por los esfuerzos integradores.