viernes, 14 de octubre de 2016

MAPUCHES, PICUNCHES Y TLAXCALTECAS

Los mapuches -rebautizados "araucanos" por los conquistadores- habrían sido nómades de la pampa platense. En una de sus incursiones cruzan la cordillera y someten a añosas tribus allí establecidas. Incompetentes para defenderse huyen los picunches al norte, Se concentran en los valles de la hoy Región Metropolitana y otros hasta el Itata. Otro grupo, no menos importante, se refugia en Chiloé. Se conoce como huilliche. La soldadesca peregrina se acomodan en esa comarca tornándose sedentaria. Conserva, como hasta hoy, nexos de parentezco con clanes domiciliados en la Argentina. Su condición de colectividad originaria es discutible.

Los picunches -en su momento- también resisten la expansión incaica, pero luego la acatan y se convierten en súbditos del Cuzco. La hueste peninsular padece la insurrección de este pueblo que es una de las fuentes demográficas de la chilenidad, En una ocasión destruye Santiago. Después se alivian las tensiones y se alcanza la alianza entre esos nativos y los recién llegados. Exploradores y flecheros picunches son reclutados como tropa auxiliar y el cacique Michimalonco muere  acompañando a Valdivia en Tucapel, Serán brigadas de milicianos picunches los que detectan y liquidan a Lautaro a orilla del Mataquito.

En México a Hernán Cortes se le recibe como un libertador. Tlaxcala es un conglomerado que coopera con la empresa de  hispanización. El Imperio Azteca se impone por el terror sobre las diversas colectividades aborígenes. En tal constelación destaca -entre otros- la ya nombrada. La cooperación entre estos nativos y la Corona es tal que Cortés convierte en su pareja a la traxlalteca  Malitzin luego conocida como doña Marina. La  insensata fobia a lo ibérico identifica  solo lo azteca como lo mexicano y lo tlaxcalteca con una supuesta sumisión a los "invasores". Discrepamos de esa caricatura. Los mexicanos son tan mestizos como los chilenos.