lunes, 13 de julio de 2015

OBSEQUIO TORPE



El Presidente Evo perpetra un error. Consiste en obsequiar al Santo   Padre un  crucifijo   ensamblado en la insignia mundial del comunismo. La torpeza está en ignorar que bajo ese emblema los cristianos han sido objeto de represiones. Equivale a regalar en Israel  una estrella de David empalmada con la svástica. Una lástima que así -en parte- se malogra la visita del Papa.

1 comentario:

Miguel de Althaus dijo...

Es que se trata de Bolivia, país "fundado" por los Doctores de la Universidad de Chuquisaca.Lo que demuestra que los profesores universitarios no estamos hechos para fundar Estados!!