sábado, 7 de noviembre de 2015

ESAS IZQUIERDAS DE BACHELET..

Los "halcones" criollos aprovechan de inestabilidad  registrada a partir de la renuncia de La   Rua     para precipitar nuevas adquisiciones. Saben que Buenos Aires        -hasta ayer- es la única potencia del Cono Sur en condiciones de cuestionar   la       maratón armamentista. Esto se asocia al desdén de nuestra  Cancillería  por  la          Doctrina Toledo en orden a establecer un mecanismo multilateral de control del  gasto  militar. Por otro lado, está el afán de Ricardo Lagos de anestesiar a las FFAA humilladas por las         violaciones a los    DDHH acaecidos durante los 17 años de régimen castrense.

El país con el argumento de material bélico "disuasivo" y de renovar equipo ya obsoleto ha emprendido un delirante armamentismo. Tal frenesí altera el equilibrio de poder en la Subregión y activa, como parte del operativo, las arcaicas hipótesis conflicto. Estas -como se sabe- presentan a Chile como una ínsula rodeada de adversarios potenciales. El ABP, es decir, la supuesta alianza de Argentina, Bolivia y Perú convierten al país en una especie de Israel con sus tres fronteras amagadas. Se presenta al país como acosado de beduinos.

El HV3 -hipótesis vecinal 3- que genera clima chauvinista, desprecio a todo proyecto de integración como el MERCOSUR y apaciguamiento de las protestas de la oficialidad que deben -por motivos de fuerza mayor- aceptar los vejámenes del civilismo ayer de la Concertación y hoy de la Nueva Mayoría que dispone del apoyo del Pentágono. Pululan los mercachifles de armas -nuevas y de segunda mano- en Santiago y Valparaíso. Antes, nos abastecen, el Reino Unido y Holanda, España y Alemania... Los artefactos, sin excepción, muy pronto son chatarra. 

Todo esto significa jugosas comisiones para los altos funcionarios que cierran las transacciones. Los mismos que enjuician a Pinochet por sus cuentas bancarias en el exterior hoy operan de  gestores mientras periodistas venales desencadenan odio a las repúblicas limítrofes. Ahora está de moda Bolivia. Ya se olvidó la ciudadanía que el año pasado el cabeza de turco fue Perú y antes, Argentina a propósito, de la restricción del suministro de petróleo. Anteriormente por la soberanía sobre las islas Lenox, Picton y Nueva. Litigio al cual pone fin la mediación  vaticana.  

Chile es presentado como víctima -ayer despreciada y hoy envidiada- pero víctima siempre cuya única opción para sobrevivir es armarse porque, según se escucha, "si quieres la paz prepárate para la guerra". Con 100 años de retraso nuestra élite de derecha e izquierda ensaya el esquema de la vieja Europa. Nos referimos al modelo de la "paz armada" que precipita la I Guerra Mundial. En La Moneda hacen frente común los reaccionarios de derecha e izquierda. El PC se echa al bolsillo el “internacionalismo” y el PS su ya agotada vocación “bolivariana”. 

Jefes, ministros y parlamentarios de "izquierda", en La Moneda, alternan con los cancilleres de Pinochet. Rodean a Bachelet en medio de la sorpresa que, en el exterior, genera el contubernio. De por medio están los "negocios" y la subcultura patriotera nutrida del triunfalismo de la Guerra del Pacífico. No hay reacciones -incluso se ha retrocedido- respecto a la postura contestataria de sectores estudiantiles y sindicalistas de los años 20. Lo que impera es la perplejidad. Mientras “entre gallos y medianoche” se prepara otro despacho de tropas en “misión de paz” a Africa. 

1 comentario:

Miguel de Althaus dijo...

¡Cuán cierto,y para añadir más leña a fuego,Piñera,el día del Fallo de La Haya creó un nuevo problema limítrofe con Perú;el triángulo terrestre e ignoró el art, 175 del Fallo de La Haya.No hay manera de tener relaciones apacibles con Chile, menos aun, relaciones culturales!