viernes, 13 de noviembre de 2015

POLEMICA EN BUENOS AIRES

En reciente evento en torno a Malvinas (27 y 28.03. 2014) –patrocinado por la Cámara de Diputados de la República Argentina– discuto off the record con delegado venezolano que se proclama «muy chavista» (sic). Le hago presente la urgencia de liberar las Antillas holandesas. Me manifiesta que son de soberanía de Holanda. Retruco que, con ese criterio, los archipiélagos australes debieran continuar en las fauces del Reino Unido.

En el enfoque de este colega, Malvinas, Georgias y Sandwich no se equiparan con Aruba, Bonaire y Curazao. Ello porque antes de la Independencia ya estaban establecidos los tres enclaves hoy de explotación petrolera y turística. Dicho de otro modo, según se deduce, Venezuela es Venezuela sólo desde la emancipación. Tal será el motivo que indujo a Caracas a tolerar a los británicos en Trinidad-Tobago y en Guyana.

Chocamos también en lo atingente a la República Saharaui. Opino, "es una minoría que digitada desde el exterior, intenta desmembrar a Marruecos». Replica, «los sahuiries no son marroquies. Poseen su propia identidad». Añade: «acatar a Mohamed VII, para ellos sería tan inaceptable como si, en Chile, el Presidente fuese argentino». Respondo: «Se equivoca: O´Higgins ofrece la jefatura del Estado a San Martín».

Comento que matices no autorizan constituir una nación y que la arábiga dispone de sólido fundamento racial y cultural. Reafirmo, «de Irak a Mauritania son árabes y los sahuries, una esquirla de ese conglomerado». Añado «en lo inmediato, son marroquíes, en lo comarcal, magrebies y nacionalmente árabes». Me argumenta «República Saharaui es de izquierda y combate con el Polisario al Sultán por ser un déspota».

Agrego: «ser de izquierda no legitima fragmentar una nacionalidad y menos acentuar su atomización». El negocio de los imperios –arguyo– es dividir. De nada sirve mi enfoque. Opto por el silencio. Así se clausura el debate. Bolivarianamente, reflexiono: la clave es concebir Iberoamérica como una nación desarticulada o quedarnos con la errónea teoría, según la cual los 23 Estados son 23 naciones.

1 comentario:

Miguel de Althaus dijo...

Cuando un distinguido chileno como Ud, escribe ésto, es preciso preguntarle:¿Chile es una Nación o no? Porque el historiador Mario Góngora dijo que sí lo era, construida por las guerras!