miércoles, 19 de septiembre de 2012

LUIS BRIONES: DOS GALARDONES

Los medios, de modo insuficiente, destacan dos distinciones que enaltecen al Norte Grande. El cientista Luis Briones Morales -piqueño de tomo y lomo-  ha sido galardonado con el  Premio Nacional del Patrimonio y designado Hijo Ilustre por el Municipio de Arica. Ambos premios son recepcionados como propios por quienes lo conocemos. Su labor de docente, de divulgador y de investigador le confieren el rango de académico de envergadura. Se debe añadir a su personalidad la condición de nortino fervoroso, de enamorado de ayeres olvidados y de amigo intachable.

Conocimos  al doblemente premiado en los amplios jardines del Campus Macul de la Universidad de Chile. En ese Santiago enrevesados supimos vencer distancias y recovecos, elevarnos por sobre prejuicios y pelambres y cultivar, como fruto jugoso y nutritivo, una amistad sin sombra. El sol de la fraternidad ilumina nuestros vínculos que, nacidos en las aulas, se conservan al abandonar la Capital ya convertido en catedrático. No esperemos el deceso para el homenaje. Brindemoslo hoy, manifestando nadie más indicado que Briones para recibir ambos galardones.

La ciencia del arqueológo doblemente galardonado se mezcla con la conciencia de un quehacer y con la eficiencia del experto así como con su afán de generar escuela a través de la docencia. Los geoglifos de Arica -símbolos de nuestra raíz incaica y, mejor dicho, andina- son apenas la punta el térmpano. Hay un trabajo fino de varios lustros de abnegación apasionada y de afectos múltiples. Luis Briones Morales -tarapaqueño raigal y suramericano por obra y convicción- es objeto de aplauso en varias  repúblicas vecinas y ¡cuán merecidos son!


No hay comentarios: