jueves, 6 de noviembre de 2014

LA CHICHA EN CACHO

Un ritual dieciochero consiste en “convidar” chicha en cacho al primer mandatario. Existen fotografías del León de Tarapacá y de Pedro Aguirre Cerda saboreándola  un 19 de septiembre, en el palco de honor, con motivo de la Parada Militar. Una buenamoza ofertaba ese “trago” en la original vasija. El gesto de abolengo campestre ponía una nota  simpática a la ceremonia.
En foto chicha en cacacho como
homenaje a Presidente Piñera.

En 1953 nos visita el Presidente Juan Domingo Perón. El anfitrión es el general Carlos Ibáñez. En medio de la alegría argentinochilena -en el entonces Parque Cousiño y en la fecha indicada- se produce un hecho insólito. Una patrulla de jinetes con chupallas, chamantos, botas corraleras se aproximan al galope a la tribuna oficial. Ofrecen a ambos chicha en cacho “pa´que se entonen”.



Son los socios del Club de Huasos “Gil Letelier” quienes irrumpen  para ofrecer a ambos caudillos el etílico “güergüerazo”. De entonces a hoy,  medio siglo, la tradición se institucionaliza. Se le adscribe al protocolo y en el libreto figura  la galana presencia del piquete de representantes del campo enarbolando  el tricolor, para ofrecer “la chicha en  cacho”. Es tributo de la ruralidad.