martes, 11 de noviembre de 2014

LOS APUNTES DE CLASE

Todo  alumno escucha del docente: “en mi clase hay que tomar apuntes”. Se refuerza el instructivo con dos mentiras piadosas: “la materia no está en ningún libro” y “deben acostumbrase porque así es en la Universidad”. Algunos oyen esas advertencias ayer en 1o. de Humanidades y ahora en el VI Básico. De allí en adelante el bolígrafo es el fiel camarada. No bien el docente saluda los estudiantes, como espadachines, están prestos con el lápiz-pasta y el cuaderno. En el aula convertida en locutorio se escucha la voz del educador y el rasguño de 40 “bics” sobre blancas páginas. No se ha inventado mejor estrategia que ésta para mantener un curso ordenado.

No se “dicta” –eso jamás, sería mal visto-  sino que se explica un tema. La martingala es que se hizo la advertencia aquella. Pacto entre quien enseña y quienes aprenden reside en lo siguiente: las “preguntas” de la prueba se “sacan” de esas anotaciones. El  diálogo no funciona e impera el monólogo. La clase continúa siendo frontal. Jamás se visualizan rostros inquietos y ojos vivaces, tampoco –salvo excepciones- se formulan preguntas o alcances. Lo frecuente: apenas, el educador habla –obedeciendo a un reflejo condicionado-  40 adolescentes  bajan la cabeza y escriben.

Todo se “apunta” y no hay discípulos, sino escribientes. Esos cuadernos –jamás objeto de una revisión, contienen fragmentos inorgánicos de lo expuesto y con una ortografía escandalosa- morirán a fin de año en una ceremonia denominada de los “repollos”. Perecen arrugados en una fogata. Es uno de los rituales de cierre de año lectivo para festejar la promoción. El “método” de los “apuntes” contiene la “conversacionitis” convertida en epidemia. No hay modo más eficaz que este comentan, en secreto, los colegas con “cancha”. Otro, algo cínico, explica “no se dicta, sino que se toman apuntes”.

La Reforma insiste en la metódica de los talleres, los paneles o los foros. La representante de la UTP  -desde su oficina, como eco- lo reitera. Suele añadir, ante cualquier escepticismo, “aun es insuficiente la motivación”. Como eso de la “motivación” se juzga envejecido hoy usa “reencantamiento”. Sin embargo, más allá de la magia se continúa con la arcaica estrategia descrita para que “no se desordene el ganado”. No hay vuelta porque el docente ingresa al aula castrado de facultades disciplinarias. Esa misma Reforma que lo exhorta a modernizarse lo priva de prerrogativas que permitan lograrlo. El salvavida: los “apuntes”.