miércoles, 27 de agosto de 2014

CARTA A UN GRAN AMIGO

Luchito:

Recuerdo su frase de oro "Pedrito, convènsase los peruanos no nos quieren". Se la escuché también respecto a los bolivianos. En  relación a los argentinos durante la querella del Beagle debió -me imagino- profirió otras de la misma índole.

Me pregunto ¿De dónde brota esa generalización tan aplastante? Yo he visitado Perú  y   Bolivia y, por cierto, me encontré con resentidos y rencorosos así como con personas amables y comprensivas. De todo hay en cada país. Chile no es una excepción.

Lo único que me separa de su postura es que estimo que estas repúblicas deben negociar. Esa es la opción única de conseguir armonía y lograr el desarrollo. Por otro lado, no siempre nuestra cancillería o las de las repúblicas fronterizas tienen razón.

No por ser chileno, sin embargo, debo aplaudir las dos guerras contra Perú y Bolivia.  Me parece una caricatura presentar a Chile como siempre "justo", "bueno" y "correcto" y los vecinos "equivocados", "chuecos" y "cobardes", Ello porque no es así. 

Trato de ser objetivo. Es un compromiso con mi rango de académico. No por eso soy "antichileno", como Ud. en un instante de frenesí patriotero, me tachara. Desde luego su excusa formulada después la acepté y de corazón.

Con afecto

Pedro