martes, 19 de agosto de 2014

GENERO Y ·"PROGRES"

Eso de "género" implica presentar la sexualidad como una construcción cultural. No sería fenómeno genético, sino opción  asumida en el contexto del respeto a lo diverso. Se rechaza el fundamento biológico y se juzga obsoleta la dualidad clásica de lo femenino y lo masculino.

 Los generos serían varios. No menos de cinco. Amén de mujer y varón, estaría el sodomita, la lesbiana, el transexual, el intersexual y hasta el zoofílico. Hay un parentesco entre los "progres" que representan esa izquierda caviar o light que vive y muere calcando lo foráneo.

Esos “progres” –drogados de relativismo ético-  impulsan el libre expendio de estupefacientes y abominan de la censura. Con ello se dió luz verde a los pornocines y a los pornoshops y “chipe libre” a la chabacanería en la TV. Estiman un derecho el aborto y cuestionan la estructura clásica de la familia.

Van más lejos, impulsan los matrimonios homosexual con la prerrogativa de adoptar hijos. La argumentación es falaz: "así ocurre en los países avanzados". Vamos entonces imitando. El envoltorio es el afán de la modernidad. Desconcierta que este paquete venenoso no origine alarma ciudadana