jueves, 14 de agosto de 2014

EVEREST Y III MUNDO


El  monte de mayor altitud del planeta, en la cartografía de China, no se nomina “Everest”. En 1952 una circular del Ministerio del Interior censura ese nombre por enaltecer a “un administrador colonial”. El mismo documento  notifica: “nuestra montaña será anotada en los mapas como Sagrada Madre de las Aguas, denominación que ya posee en 1717, según carta vigente durante el emperador Khan Hsi”. Obsérvese el afán por suprimir los vestigios de la hegemonía europea y restaurar la tradición nacional. Se pudo pensar que entonces el recién inaugurado régimen comunista chino lo bautizaría “Lenín” o “Marx”. No, se hurga en la historia del Celeste Imperio el nombre indicado suprimiéndose el que conocemos.

En 1953 cuando se está a punto de conquistar la cima hay competencia entre  Tenzing Norkey, auxiliar contratado por la expedición británica, y Edmundo Hillary. Es controvertido quien clava primero la piqueta y enarbola bandera. Lo interesante es que la pugna existe. Al regresar los expedicionarios a Katmandú, el homenaje es para  el sherpa quedando el jefe europeo relegado a lugar secundario. Dos años después se efectúa la conferencia de Bandung . Allí se reúnen los líderes de millones de afroasiáticos y un orador se refiere al nepalés  como paradigma no sólo por la conquista de esa cumbre, sino porque en la brega vence a un blanco. La rectificación cartográfica y la proeza deportiva simbolizan la insurgencia del III mundo.


En 1953 cuando se está a punto de conquistar la cima hay competencia entre  Tenzing Norkey, auxiliar contratado por la expedición británica, y Edmundo Hillary. Es controvertido quien clava primero la piqueta y enarbola bandera. Lo interesante es que la pugna existe. Al regresar los expedicionarios a Katmandú, el homenaje es para  el sherpa quedando el jefe europeo relegado a lugar secundario. Dos años después se efectúa la conferencia de Bandung . Allí se reúnen los líderes de millones de afroasiáticos y un orador se refiere al nepalés  como paradigma no sólo por la conquista de esa cumbre, sino porque en la brega vence a un blanco. La rectificación cartográfica y la proeza deportiva simbolizan la insurgencia del III mundo.