viernes, 15 de agosto de 2014

ISABEL LA CATOLICA

Reina Isabel la Católica
Isabel la Católica fallece en Medina del Campo (1504). Han transcurrido 5 siglos y, sin embargo, su genio y figura conservan vigencia aquí y ahora. Alcanza, apenas, algo más que la cincuentena y, no obstante, su obra como estadista es colosal. Al integrar Castilla con Aragón unifica a España y, el estímulo al proyecto de Colón, genera un Imperio mestizo de dimensión planetaria. Como si fuese poco ampara al catedrático Antonio de Nebrija cuya “Gramática” confiere estructura y normativa a la lengua del Cid y de Gabriela. Evoquémosla  en el Día Mundial de la Mujer.


Empeñada en homogeneizar la Península abate Granada, el último baluarte moro. Acorde con la época que ignora la pluralidad confesional expulsa a la comunidad hebrea que resiste cristianizarse.   Impone la Evangelización como reverso de la Conquista.  Anticipándose a la polémica Las Casas-Ginés de Sepúlveda  confiere a los amerindios el rango de súbditos y favorece el matrimonio entre éstos e hispanos. El Derecho Indiano tendrá la impronta de esta mujer notable que, sin alardes feministas, funda una civilización de la cual nuestra América es partícula constitutiva.