domingo, 21 de septiembre de 2014

ARRIBISMO: COMENTARIO

El Machuca que aparenta ser Infante (*) peca de arribismo. Aparentar no es lo mismo que esforzarse por elevar la calidad de vida. Una cosa es “arribismo” y otra, ascenso. La apariencia de “ser más”, obsesión  de vastos sectores impactados por la TV induce, no al trabajo duro y al ahorro, sino a la imitación y a la servidumbre. Millones ocultan su condición humilde y se proclaman de clase media mientras “rotean” al vecino y desprecian a inmigrantes mapuches y peruanos. A nivel externo, viven y… mueren convencidos que el país es la Inglaterra de América del Sur. Sin mirarse al espejo, se creen europeos o arios puros. Están convencidos de la torpeza.


Así los Machuca disfrazados de Infante, que hoy gobiernan, se olvidan de su cuna pichiruche y que esta patria morocha es III mundo y creen “rozarse” con los opulentos. ¡Nada con el “machucado” vecindario! Se les enseña que Brasil es la 8ª economía mundial, que Argentina es rica en grano y carne o Bolivia, en gas, petróleo y agua dulce…, pero no aprenden. El arribismo puede más que la docencia. Esto explica que estén con Obama contra irakíes y afganos y con Putin contra los chechenos. Se creen “socios” de EEUU y Europa por efecto de los TLCs y anhelan “civilizar” a Haití. La indigencia no la visualizan aquí, sino en… Puerto Príncipe. Así es el arribista.
 ========
 (*) Machuca e Infante son categorías sociológicas que incorpora al análisis el film “Machuca”. Se refieren, respectivamente, a la clase baja y mestozoide y a la clase alta que es euroblanca.