lunes, 22 de septiembre de 2014

FASCISMO Y FASCISMOS...

Si hay un vocablo que los comunistas locales usan a destajo sin son ni ton es ese. Quien se les ponga por delante y les dispute la calle, el sindicato, el gremio, la junta vecinal y, de inmediato, lo condecoran de fascista. No falta por allí un matón de babor o estribor que reemplaza la arenga y el panfleto por "la dialéctica de los puños y las pistolas" y, al instante, es un fascista.

El italiano Mussolini y el alemán Hitler,
respectivamente, fundan el fascismo
y el nazismo,
Olvidan que el fascismo es un producto italiano de la II década del XX. Aquí el aprismo, el peronismo, el "callismo" -praxis de Plutarco Elías Calles-, el ibañismo de la hora prima han sido etiquetados de fascismo. Incluso en Panamá el arnulfismo -del  Arnulfo Arias de los 40- es fascismo. La eventual nacionalización del Canal une a  rojillos y  yanquis en acusarlo de "fascista" y de simpatizar con el Eje.

No nos extrañe, aquí el coronel Marmaduque Grove que instaura la República Socialista de los Trabajadores de Chile mediante un cuartelazo el O4.06.1932 es "socialfascista" según la COMINTERN. También el Movimiento Nacional Socialista que funda Jorge González es tildado de fascista, ello aunque intenta una revolución armada el O5.09.1938 para tumbar a Arturo Alessandri.

Eso de fascista -facho en la jerga zurda- fue muy usado para asesinar la imagen de los neutralistas durante la II Guerra Mundial. Los agentes de Washington y Londres se combinan con los de Moscú para aniquilar así a los oficiales del GOU en Argentina y a cualquiera que no se aliara con esa Santa Alianza. Nada de neutralidad. Lo que corresponde es ser aliadófilo y adversario del Eje.

Los que poseen mejor dominio del idioma inventan el siguiente trabalengua "fasci-nazi-nipo-falangista". Si le caía esa lápida encima no había clínica, sino cementerio. En mi mismo hogar, siendo infante vi el duelo de la familia -harto zurda- porque había sido derrotado el binomio Tamborini-Mosca y triunfado el muy “fascista” coronel Perón.

En Asia y Africa cualquier movimiento nacionalista es denunciado como fascista. Recuérdese que Ahmed Sukarno -en su momento- es un "peligroso colaboracionista fascista" y Pedro Albizú Campos denunciado de simpatizar con Falange Española y, por ende,  también "fascista". Hay que estar alerta a este uso indiscriminado de la etiqueta.

En Chile se usa para tildar a Pinochet y su régimen. Error, pues se trata de un autoritarismo de ultraderecha funcional a nuestra plutocracia y, a hasta los 80, al imperialismo norteamericano y punto, pero "fascista"... Fascismo -para quienes abusan del marbete- son los apaleos de las Fuerzas Especiales de Carabineros y “facho” la folklorización del  concepto. Se aplica, sin más, a cualquier manifestación autoritaria,

 .