jueves, 4 de septiembre de 2014

LOS "INDIOS" NO SON INDIOS

Los primitivos pobladores del Nuevo Mundo son denominados, por Colón, “indios”. Legitiman la  expresión la plática, el texto, el aula y la prensa. Sin embargo, se trata de error con más  de medio milenio. Colón programa alcanzar el Oriente navegando hacia el Occidente. Su plan –aunque extravagante para la época- no considera un imprevisto. Se  tropieza con una masa territorial. Cree, tozudamente, que los bordes costeros antillanos, venezolanos y brasileros son playas niponas y chinas. Al Asia, en conjunto, se conoce entonces en Europa como “Indias” y a los canoeros caribeños que bogan hasta las carabelas el almirante los bautiza como “indios”. Hasta hoy perdura tan postizo gentilicio.

Se usa hasta como vituperio para tipificar lo vandálico y la fealdad. Sin duda, brote de racismo. Desde otro ángulo, se está ante la apropiación ilícita del nombre de los habitantes de la patria de Tagore, Gandhi e Indira. Se atenúa el error con las denominaciones “aborigen”, “indígena”, “autóctono”, “natural”, “nativo”... Hay una más actualizada cuya autoría ignoro. Me refiero a “amerindio”. No siendo exacta es menos equivocada. Generalizarla no es fácil. Percatada del error colombino la Corona genera la expresión “Indias occidentales". Los hispanos nacidos aquí suelen etiquetarse "españoles indianos". Eso de “indios” es dato adherido como perno de muelle en la cabeza de millones.