miércoles, 17 de septiembre de 2014

LA ALUMNA NEGRA (*)

Una estudiante ecuatoriana hace noticia. Víctima de la xenofobia de sus condiscípulos huye a su país. La detienen en Chacalluta. Estalla el escándalo. El MINEDUC le proporciona, como metódica remedial,.. “tratamiento psicológico”. Me pregunto ¿y qué “tratamiento...”  dará a los victimarios? Me refiero a esos morochos mestizos que como angloboers en Sudáfrica imponen, en las narices de sus docentes, un grosero apartheid... Olvidaba: “somos los ingleses de América del Sur”.
Foto de archivo

La furia blanquista de los alumnos antofagastinos contra su condiscípula mulata posee una vertientes social. La chilenidad ha sido adoctrinada en un perverso racismo que la empuja a despreciar lo latinoamericano. Es el excepcionalismo chilensis manifestado en grotescas actitudes de jactancia. Esta claro que eso de la hospitalidad chilena es un mito y  Chito Faró se equivoca al cantar “como quieren (en la copia feliz del Edén) al viajero cuando es forastero”.

Lo doloroso es que tan dañino racismo no fue contenido con drásticas sanciones al interior del Liceo “Mario Bahamonde”. Allí, con certeza, estuvo ausente la energía rectificadora del cuerpo docente. La tarea educativa ¿acaso se reduce a explicar un tema en aula? ¿Será que los profesores renunciaron a sus atribuciones disciplinarias siendo impotentes para defender a la ofendida ante la patota de ofensores? ¿Están mutilados de facultades o enfermos de apatía?
====
(*) Texto publicado el 14.11.2004. Se juzga su contenido vigente.