martes, 9 de septiembre de 2014

TV E IDIOMA


No se promueve un castellano relamido y amanerado. Lo solicitado es que los  "rostros" de la "tele" eviten la vulgaridad y la chabacanería en la expresión oral. Se echa de menos un Julio Martínez, un Raúl Matas o un Juan Ramón Silva Hurtado. 

Sin cortapisas hoy se usan modismos callamperiles y es frecuente la deficiente dicción en diversos canales. Nadie pretende convertirlos en aulas. Sin embargo, un medio con tan alto influjo  debe  esmerarse en preservar nuestra lengua. 

Quienes hacemos docencia y periodismo gráfico, estamos siendo desautorizados por "la pantalla chica".  El idioma es algo más que estructura lingûistica sujeta a la norma gramatical. Además de instrumento de comunicación es modalidad organizadora del pensar y vehículo del sentimiento.  

Más que eso involucra vivencia colectiva y es archivo de la memoria social. Constituye manifestación trascendente de la identidad patria. Si la TV señala que entretiene, informa y "educa" debe asumir, como compromiso irrenunciable, su decoroso manejo.